viernes, 9 de noviembre de 2012

Ciudad abandonada en el fondo de mi corazón

Flor Gallegos escribe:

CIUDAD ABANDONADA
Laura Antillano
Novela de editorial Monte Ávila 2012

     En cierta ocasión escuché decir que leer una novela de Laura Antillano  era como  ver una película pero leyendo. Coincido con este comentario por esa particular  manera de narrar, cargada de imágenes. Sabemos que al leer recreamos los espacios y los personajes con la imaginación al servicio de la lectura, pero en el caso de un libro de Laura, ella ayuda  porque  incorpora  y enriquece las posibilidades del lector. Las imágenes  saltan desde la primera página,  Laura  las incrementa con su palabra.
Ciudad abandonada se inicia con epígrafes que anticipan el  inicio y su final. La novela representa la búsqueda y  el deseo dentro de un mundo alucinante de personajes que se hacen pedazos y se reconstruyen. 
      Se ordena a través de distintas historias tejidas mediante el encuentro en el Centro comercial Villa Barroca. Cada personaje tiene vida propia, una historia particular, su novela familiar. Enfrentan la ciudad desde su subjetividad. Y la ciudad es el  espacio de significados, de sentidos,  en el que  se  inscribe la historia social  en su dinámica “Caracas en su algarabía, su presencia imponente, su piel de siempre” y su carga de violencia. Con un lenguaje  fluido, cercano y profundo, Ciudad abandonada nos sumerge en los conflictos humanos.   
      Desde la primera página encontramos las particularidades de cada personaje. Comienza con Leticia una  periodista que se ve obligada a cubrir una noticia dolorosa, producto de la violencia. Es una mujer inteligente, sensible  y muy comprometida socialmente, lo que le genera dudas acerca de su relación amorosa.
     Por otra parte Julieta se ve envuelta en un asalto a una buseta que termina en un encuentro sexual mezcla de violencia y placer. Se exilia de un pasado y un pueblo que no le interesa recordar y  así llega a Caracas para replantearse una nueva partida.
     Diógenes es profesor universitario,  y junto a su mujer, dueño de una librería. Tiene semanas preguntándose por sí mismo, toma libros que le recuerdan su época de estudiante,  se pregunta sobre su labor docente, pero no encuentra respuestas escritas en ninguna parte. La búsqueda de sentido apenas empieza. El discurso universitario no responde a la vida “Quiere estar solo, necesita estarlo, la proximidad de Minerva no le permitirá establecer ese espacio del vacío sin ansiedad. Entonces trataría de buscar respuestas para ella, siempre se ha sabido explicando el mundo para  otros, ahora quiere sus dudas, su propio vacío de respuestas.”
     Caracas es el lugar donde se desarrolla la novela y el punto de partida y de regreso. La ciudad se presenta en toda su dimensión particular, venezolana, con sus bondades y sus horrores.
     Un elemento que a mi parecer forma parte de una constante en la literatura de Laura y que está presente en Ciudad abandonada, es la cita histórica. La novela nos lleva de ida  y vuelta en ese tejido continuo de la vida. Eventos como el Caracazo se hacen presentes, datos estadísticos que dan cuenta de los altos niveles de analfabetismo durante el siglo XX. 
     De igual forma el encuentro con escritores, músicos, pensadores y poetas es continuo,  un poeta ya fallecido puede darle continuidad a un fragmento de Luis Brito García; una estrofa de una canción de Maná o el grupo Molotov. Encontramos a líderes feministas contemporáneas marchando  por los derechos de la mujer; citas a artistas  y artesanos que viven actualmente en el país. Pero estas informaciones no están regidas por fórmulas o intentos de enseñanza academicista; por el contrario,  es la vivencia narrada a través de la ficción la que aproxima al lector al encuentro con una realidad que le es común y lo conmueve.
     A través de los personajes se cuenta todo, sucesos, datos estadísticos, encuentros y  desencuentros y así la novela  nos sumerge en un intercambio de situaciones  y reflexiones que nos comprometen con nuestros ideales  y la búsqueda interior. Se trata a fin de cuentas de  llenar ese vacío referente a la  propia vida, sobre todo  cuando nos topamos con la interioridad de algún personaje que pudiera coincidir con la nuestra.
    Ciudad abandonada nos dice del retorno de algunos a la ciudad renunciada  y la partida  de otros que se alejan con  la esperanza de encontrarse consigo mismo. Es una apuesta a la vida desde el deseo propio, una invitación a la búsqueda que cada uno pretende con su subjetividad y su pulsión a cuestas.
Algunas citas:
"Nada somos de lo que fuimos
somos un regreso pendiente en todas partes.
Nos vamos volviendo hojarasca
nos vamos recomponiendo.
Puede que la tibieza                                                      
Hay quienes van al amor
como caballeros de la Edad Media
recubren sus cuerpos con sólidos metales
y enfilan sus aceros hacia la más cruenta de las batallas."

                                                  Cristina Falcón Maldonado

"Hay también
los que vamos con el torso desnudo
sin más armadura
que las viejas heridas."
                                       Gonzalo Fragui
                                                      
“La ciudad del recuerdo es como el amor inasible (incomprensible)    […]   Minerva deja volar sus pensamientos tras las imágenes que vienen como una película a su memoria, mostrándole a Caracas en su algarabía, su presencia imponente, su piel de siempre”.





1 comentario:

Celiner Ascanio dijo...

Estimada Laura Antilllano. Reciba mis saludos. Actualmente organizo datos para elaborar un breve panorama de la narrativa carabobeña. Me gustaría conocer la fecha de creación de los talleres de "La letra voladora" para incluirla en el trabajo.
Muchas gracias
Celiner Ascanio